Somos almas, incorporales

Ahora que sabemos que somos seres espirituales viviendo una experiencia física y no al revés, un mundo de posibilidades se abre ante nuestros ojos y más específicamente ante el tercer ojo, o sea el ojo del alma. Un mundo ilimitado, porque no está circunscripto a los límites físicos, dónde está incluído nuestro cuerpo de losSigue leyendo «Somos almas, incorporales»